¿Derecho a la inclusión o paz social? Plan Jefas y Jefes de Hogar Desocupados

En diciembre del año 2001 Argentina estaba sumida en un caos político, económico y social de tal magnitud que su desenlace era difícil de prever. El gobierno elegido dos años antes se vio obligado a renunciar ante la creciente movilización popular. En este escenario signado por: la crisis económica - y ya estando declarado el incumplimeinto en el pago de prestamos (default) con los organismos internacionales; la deslegitimación de los partidos políticos, un gobierno con dudosa legitimidad de origen, (elegido por Asamblea Legislativa - contando con la confianza de sólo un sector de la clase política y con el apoyo parcial de su propio partido; y un clima de alta conflictividad social, no fue impedimento para que dicho país decidiera poner en marcha el “Plan Jefas y Jefes de Hogar Desocupados” con alcance universal. Explorar las condiciones que posibilitaron en tan corto tiempo la puesta en marcha de este Plan en este complejo escenario fue el eje de nuestra investigación. En este punto se tuvieron en cuenta los siguientes factores: a) el consenso alcanzado para poner en marcha el programa; b) las capacidades de organización y negociación de los distintos actores participantes; c) las experiencias acumuladas de los programas sociales y de empleo anteriores, y d) las características del diseño del plan. Si bien el Plan fue eficiente para enfrentar los problemas de gobernabilidad, una vez superada la "urgencia social" y teniendo en cuenta los problemas de gestión que presenta el programa así como la creciente pérdida de legitimidad en la opinión pública, el gobierno está proponiendo alternativas al Plan Estas nuevas estrategias plantean una serie de interrogantes acerca de los problemas y ventajas de la continuidad o no del Plan y su eventual sustitución por otros programas de empleo así como sobre el comportamiento a seguir por los actores sociales que tuvieron una participación activa en el Programa. En especial de aquellos, que forman parte del movimientos de desocupados, beneficiarios netos del Plan, y cuya legitimidad y capacidad de liderazgo puede ser cuestionada en este escenario.