El webinario “Impactos de la crise del COVID-19 en el empleo: (posibles) soluciones para trabajadores informales y autónomos” ha sido el sexto evento de webinarios de protección social como respuesta al Covid-19 y se ha realizado el 21 de abril 2020. Una co-organización de Mujeres en Empleos Informales: Globalizar y Organizar (WIEGO), la Organización Internacional del Trabajo (ILO), el Centro de Políticas del Crecimiento Integrador (IPC-IG), el Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) y el Departamento para Asuntos y Comércio Exteriores de Australia (DFAT)

El webinario tenía como objetivo:

  1. elaborar como distintos grupos de trabajadores informales y autónomos están siendo impactados por la crisis, así como sus necesidades específicas (actuales y futuras) y
  2. introducir y discutir distintas formas de respuestas de protección social adaptadas a estos distintos  grupos, incluyendo sus principales desafíos y obstáculos - como también apuntar la necesidad de los gobiernos de actuar lo más rápido posible pero también lo más preciso posible para evitar las consecuencias negativas de esta crisis sin precedentes.  

Además, han sido presentados y discutidos ejemplos de como coaliciones de trabajadores en la economía informal están siendo incluidos en las discusiones sobre la extensión de protección social.

El evento fue moderado por Christina Behrendt, jefe de la Unidad de Políticas Sociales de ILO. Ella estaba con Laura Alfers, directora del Programa de Protección Social de WIEGO y Carmen Roca, coordinadora del Centro de WIEGO en Lima, como expositoras.

Puedes accesar la grabación aquí y ver la presentación aquí.

 

Describiendo el escenario: como la crisis del COVID-19 afecta el mundo del trabajo informal  

Christina Behrendt ha dado una breve introducción del tópico y de las cuestiones específicas para enmarcar el webinario y describir el escenario para las presentaciones y discusión. Ella apuntó que la crisis del COVID-19 representa la más severa crisis desde la Segunda Guerra Mundial y pérdidas de empleos están creciendo rápidamente por el mundo.

 

El ILO calcula que la crisis va a reducir el empleo de aproximadamente 230 millones de trabajadores equivalentes a tiempo integral (basado en 40 horas de trabajo por semana) (para más informaciones, factos y cantidades por favor mirad el ILO Monitor: COVID-19 and the world of work. Second edition. Updated estimates and analysis)

Aunque la crisis afecta casi todo el mundo, lo está haciendo de distintas maneras: mientras muchos sectores de empleados formales pueden (parcialmente) seguir trabajando desde casa durante el lock-down y otras medidas de clausura, esta no es en la mayoría de los casos (o a una limitada parte) una opción para trabajadores de la economía informal.   

Consecuentemente, ellos no tienen medios disponibles para sustituir y están enfrentando la rápida deterioración de sus sustentos, aumentando la pobreza y la inseguridad de la alimentación para ellos y sus familiares.  

El slide abajo presentado por Christina enseña la dimensión de este problema en contextos de distintos países. Por ejemplo, en India, donde más de 90% de la fuerza de trabajo son empleados en la economía informal, el gobierno impuso medidas muy estrictas de confinamiento. Este es el resultado de las amplias consecuencias negativas socioeconómicas para más de 1.3 mil millones de habitantes de India.

 

 

Christina también apuntó que la crisis corriente del COVID-19 está ampliando ya existentes lagunas de la protección social, así como un alto grado de informalidad es normalmente relacionado a una baja cobertura de programas de protección social y sistemas: trabajadores de la economía informal y sus familiares muchas veces no están o sólo están protegidos contra muchos riesgos del ciclo vital y son los que ahora encaran esta crisis sin ninguna forma de protección social para compensar la pérdida de la renta.  

 

La carta de opciones para responder los desafíos particulares enfrentados por los trabajadores de la economía informal durante la crisis y después

Christina ha reforzado lo que presentó Valentina Barca en el segundo webinario del COVID-19 y dió un resumen de las posibles opciones de SP-respuestas para trabajadores de la economía informal durante la crisis.

Ella enfatizó que los gobiernos de los países de medio y bajos recursos tienen particularmente dificultad de registrar los datos de trabajadores informales y autónomos que no son categorizados como pobres.  

El motivo para eso es que ellos normalmente no están registrados bajo los existentes esquemas y mecanismos (en contraste con trabajadores de la economía formal que normalmente están registrados en los esquemas de seguridad social así como la población pobre que ya está registrada para asistencia social).

Por lo tanto, muchos países están enfrentando grandes dificultades en ese momento para rápidamente poner en orden medidas significativas direccionando la situación específica de trabajadores de la economía informal durante la crisis.

Posibles opciones son demostradas en el lado derecho presentado abajo. Un punto crítico aquí es comprometerse con los trabajadores informales y autónomos y garantizar que ellos van a ser involucrados en el planeamiento de soluciones. Esto va a ser abordado con más detalle por los ponentes de este webinario. 

 

 

Para estimular más discusión, Christina ha creado algunas preguntas al webinario:

  • ¿Cómo pueden ser bien diseñadas a corto plazo medidas implementadas en el despertar del COVID-19 que contribuyan para el aumento de la igualdad y sustentabilidad en el futuro?
  • ¿Cómo asegurarse que las respuestas de protección social que ahora serán implementadas están conectadas con derechos básicos estructurados y que no dejen a nadie atrás?
  • ¿Qué lecciones se puede sacar para el futuro a respecto de los sistemas de protección social, incluyendo pisos?        

  

El impacto económico del COVID-19 en los trabajadores informales y autónomos del hemisferio sur...

Laura Alfers empezó su presentación señalando que la forma que los reglamentos de salud pública implementados como reacción al COVID-19 están impactando los trabajadores informales y autónomos en el sur del planeta (como ejemplo vendedores ambulantes, trabajadores domésticos, trabajadores a domicilio o recogedores de basura) que varía de acuerdo con el tipo de ocupación que estén trabajando.   

Sin embargo, comunicándose y interviniendo en sus miembros constituyentes - muchos de ellos representando trabajadores informales de ocupaciones particularmente vulnerables predominantemente de trabajadoras - WIEGO ha podido identificar algunas semejanzas, como:

  • La incapacidad de acceder a mercados por la prohibición de la circulación y de los trabajos en espacios públicos (por ejemplo pequeños agricultores de India no pueden entrar en las ciudades),
  • baja demanda (por ejemplo la disminución del turismo baja la demanda de productos artesanales en Tailandia o despidos de trabajadores domésticos por el creciente miedo de contaminación),
  • el aumento de los costos de los aportes (por ejemplo el transporte de vendedores de periódicos en Perú está aumentando) y
  • el aumento de la carga de cuidados como escuelas y servicios de guarderías están cerrados - afectando principalmente las mujeres que trabajan.   

 

… y principales implicaciones políticas para reducir las consecuencias socioeconómicas negativas  

WIEGO luego ha dibujado las principales implicaciones políticas siguientes:

  • Trabajadores informales y autónomos no son un grupo homogéneo y por lo tanto son necesarias medidas personalizadas para direccionar sus distintas necesidades durante y después de la crisis.
  • Protección social es una herramienta vital para la supervivencia de los trabajadores informales y autónomos durante la crisis.
  • Así como los impactos de la crisis va afectar negativamente trabajadores informales y autónomos a largo plazo ha una necesidad de pensar sobre intervenciones de protección social más allá de la respuesta inmediata de la crisis.
  • La protección social y lo soporte de subsistencia devem ser vistos juntamente, implicando que la subsistencia informal no debe ser destruido debido a las medidas de protección social implementadas. Las personas necesitan tener una perspectiva de ganar su sustento una vez que los lock-downs y otras restricciones van a acontecer. Para ilustrar eso, Laura ha mencionado un ejemplo de Colombia donde han ofrecido a los recogedores de basura un subsidio en dinero si se quedan en casa pero lo rechazaron porque tenían miedo que compañías privadas los sustituyen.    

Refiriendose a las actualizaciones semanales del Social Protection and Jobs Responses to COVID-19, publicado semanalmente basado en el World Bank, la presentadora ha señalado que los trabajadores informales y autónomos nunca antes deran a eso mucha atención - con las medidas de protecciones sociales - como lo estan haciendo ahora durante la crisis del COVID-19.

Muchos gobiernos están ahora, por la primera vez, intentando alcanzar el llamado “medio faltante” también con formas de protección social no contributivas. Laura dió un breve panorama de distintas opciones (incluidos ejemplos de países), así como sus ventajas y desventajas para llegar a los trabajadores informales y autónomos. Estas opciones se muestran en la siguiente diapositiva.   

 

 

Mensajes principales y lecciones aprendidas por WIEGO

Para concluir la presentación, Laura ha dado algunos mensajes y lecciones. Ella declaró que la mejor manera de alcanzar los trabajadores informales ahora es con abordajes más universales, como el subsidio universal o abordajes focalizadas (mirad la diapositiva abajo) - aunque los recursos financieros estatales estén apretados en el momento. 

Los gobiernos deben pensar creativamente en cómo financiar esas opciones. A ese respecto, ella mencionó que el gobierno de Sudáfrica está considerando usar el superávit del seguro de paro para financiar la intervención de protección social para trabajadores informales.   

Además, ella concluyó que es esencial incluir organizaciones representantes de los trabajadores informales cuando se piense posibles esquemas de protección social a esos grupos y los envuelva en la implementación. El último punto que la presentadora ha tocado es que es crucial dar alternativas en como los beneficiarios van a recibir los beneficios. 

Por favor también dé una ojeada en el artículo del blog de Laura: “Pandemic: Informal workers urgently need income replacement — and more protections

 

Un enfoque en Perú: la protección social para trabajadores pobres en el contexto del COVID-19

Carmen Roca ha puesto un enfoque en la situación de los trabajadores independientes en el inicio de la crisis del COVID-19 en Perú, especialmente en la capital Lima.

Después de dar un panorama de informaciones sobre el país, ella ha compartido con el publico que empleos informales que no son agricultores hacen 73% de la fuerza de trabajo de Perú (y 57% en Lima respectivamente).

Ella también dió una comprensión de la composición de los empleados informales (mirad la diapositiva abajo).

 

Como el COVID-19 encontró Perú: un sistema de salud roto

Carmen elaboró que uno de los problemas más grandes en Perú durante la crisis del COVID-19 es el precario sistema de salud que deja mucha gente desprotegida con servicios de salud inadecuados. En la teoría, hogares registrados como pobres en el Sistema de Focalización de Hogares tienen libre acceso a los servicios públicos de salud por un esquema subsidiado de seguridad de salud llamado Sistema Integral de Salud (SIS). Casi la mitad de la fuerza de trabajo informal de no agricultores de Perú es cobierta por el SIS.

Pero en la práctica hay muchas barreras para ellos accesar los servicios de salud: debido el financiamiento insuficiente, los proveedores no coinciden con la crescente demanda de servicios de salud cubiertos por el SIS. Eso resulta en un gran tiempo de espera, un número limitado de pacientes por día son asegurados por el SIS de que van a poder ser atendidos y faltan medicamentos esenciales. Esa situación es particularmente preocupante cuando una pandemia les atinge y pone en duda las facilidades del servicio igualitario de salud. 

 

La respuesta de protección social para enfrentar las consecuencias socioeconómicas para trabajadores informales y autónomos en el contexto del COVID-19  

Una de las primeras medidas del gobierno de Perú ha sido señalar cuántos viven en (extrema) pobreza, de acuerdo con el Sistema de Focalización de Hogares y transferir una cantidad en dinero de $110 por hogar.  

Después de severos días - y debido a la gran presión de los representantes de los trabajadores independientes - el gobierno peruano anunció un subsidio en dinero en el mismo valor para los trabajadores informales y autónomos que no son considerados pobres, llamado Bono Trabajador Independiente. 

Eso supone encobrir 780,000 hogares.

 

Sugestión de WIEGO para identificar trabajadores independientes aptos para el Bono Trabajador Independiente...

Para identificar los beneficiarios para este subsidio, WIEGO sugirió que se usase registros voluntarios para trabajadores independientes en oficinas de impuestos locales. Estes son registros simplificados para trabajadores independientes con una tasa de tributo muy bajo de $6 (o sin impuestos para vendedores ambulantes). Gobiernos locales tienen una lista completa de vendedores ambulantes, del mercado, de periódico, limpiabotas, colectores de basura etc. trabajando en la área.

Estes trabajadores normalmente necesitan una licencia para trabajar en esa área y también tienen que pagar por eso. Sin embargo, el gobierno central rechazó esa sugestión porque los datos no eran oficiales en el sentido que ellos son solo cogidos y registrados por gobiernos locales (sin un decreto oficial emitido).  

 

...y la solución para el gobierno peruano identificar beneficiários: clasificando

El gobierno peruano, por lo tanto, decidió usar una abordaje para clasificar (mirad el slide abajo) con los criterios siguientes para seleccionar los hogares beneficiados con el Bono Trabajador Independiente:  

  • No ser un beneficiario de otro programa de asistencia social libre de contribución de un hogar clasificado como pobre, por ejemplo el programa de Transferencia Condicional de Dinero, “Juntos”, y de pensión social no contributiva Pensión 65 (verificado con datos proporcionados por el Ministerio de Desarrollo y Inclusión Social)      
  • No tener un miembro de la casa con salario publico o privado (verificado con datos proporcionados los el Ministerio del Trabajo)
  • No tener nadie en la casa que gane más que $330 por més (verificado con datos proporcionados por la oficina de impuestos y supervisado por bancos)
  • No tener un miembro de la casa contratado por el estado (además del salario) (verificado por datos proporcionados por el Ministerio de la Finanza)
  • Hogares que están en regiones de gran vulnerabilidad sanitaria ya afectada por el COVID-19, la mayoría en áreas urbanas (verificados con datos proporcionados por el Ministerio de la Salud)

Para recibir el Bono Trabajador Independiente, los solicitantes deben que visitar una página web y entrar en su Certificado de Identificación Nacional. Cruzando los datos mencionados arriba de los sistemas de información de los respectivos organismos del gobierno, el sistema automaticamente verifica si el solicitante es apto o no. Si for apto, el solicitante registra su número de teléfono y ricibe un codigo con lo cual el puede retirar el dinero de un cajero o ricibir el pagamente en una oficina local del Banco de Perú. Carmen concluyó mostrando el corriente progresso de los distintos esquemas adotados por el gobierno peruano como respuesta a la crisis del COVID-19 (mirad la diapositiva abajo). El Bono Trabajador Independiente hasta ahora pagó aproximadamente 50% de la meta de los 780,000 hogares previstos.

 

Reflexiones de Sudáfrica

Portia Kekana reflejó sobre las dos presentaciones y destacó que las presentadoras dieran una buena percepción sobre los desafíos de los trabajadores en el inicio del COVID-19 

Sabemos que los trabajadores informales son considerados los más vulnerables a idiosincrasias así como choques covariables y ahora son impactados por la crisis en muchos niveles. Por lo tanto, se debe solucionar la cuestión de distintas formas.

Como ejemplo, ella mencionó una trabajadora informal que está sufriendo de una pérdida en la renta y al mismo tiempo está en una relación abusiva. Para ella, la crisis representa un desafío aún más grande.

Debido a las restricciones de circulación, ella tiene que estar en casa - que muchas veces son hogares muy apretados debido a la cantidad de miembros de la familia en espacios pequeños - y de ese modo más susceptible a abusos. La oradora enseñó el ejemplo de la Emergency Income Grant in Namibia, el excepcional pagamento de N$ 750,00 en dinero para elegir personas que tuvieran una pérdida de renta o pasaron por circunstancias difíciles durante el tiempo de confinamiento.  

Todos los namibios que tienen entre 18 y 59 años, empleados o autónomos del sector informal, y que perdieron renta durante el período de confinamiento, así como los desempleados en ese rango de edad, pueden ser beneficiarios.

Ella ha compartido con el público que el ministro de Finanzas de Sudáfrica anunció que el Subsídio de Ingreso Básico Universal es una opción que está siendo considerada como respuesta a la actual crisis. En ese contexto, Portia pone la pregunta si un Subsidio de Renta Básica (o abordajes más universales en general) es la solución milagrosa durante la crisis que enfrentamos o si distintos instrumentos deben ser pensados e implementados a los distintos grupos objetivos, dado la complejidad de la calamidad económica y de la salud enfrentadas. 

La oradora también preguntó a los ponentes sobre oportunidades que el COVID-19 puede representar para extender la protección social en el sector informal así como mirar más allá de la crisis inmediata en el futuro.

La oradora ha destacado que la economía de la agricultura puede pasar por un crescimento debido al COVID-19, por el aumento de la producción de comida como reacción a la crisis, así como por razones de seguridad alimentar. Ella puso la duda si Perú (y posiblemente otros países) quieren mirar en la industria y ver si allí hay posibilidades de cambiar la fuerza de trabajo con otras industrias del sector agricultural para proteger sus sustentos.  

Refiriéndose al caso de Perú, Portia ha destacado la importancia de la disposición de datos y el facto de muchos países no tener sistemas de informaciones en sitios que nos permita saber dónde trabajadores informales están y cómo alcanzarlos. Esa puede ser una precondición para intervenciones direccionadas a ese grupo poblacional en el despertar del COVID-19 y después.

No es una opción excluirlos simplemente porque no hay información suficiente disponible. A ese respecto ella también apuntó que no debemos olvidarnos de los trabajadores inmigrantes, que muchas veces trabajan en el sector informal, y son mayoritariamente dejados de lado en la crisis porque no son registrados. 

La discursante compartió con la audiencia que hasta mismo el gobierno de Sudáfrica anunció y empezó a implementar una serie de distintas respuestas políticas para enfrentar las consecuencias socioeconómicas negativas para la población del país, hay un clamor público por las personas que sienten que las medidas no son implementadas rápido suficiente.    

Las personas que son más afectadas son más pasibles de sufrir consecuencias a largo plazo debido a la lentitud de las respuestas políticas del gobierno. Por lo tanto, ella ha reiterado la importancia de rápidas y exactas respuestas de los gobiernos, especialmente durante emergencias. Portia concluyó que las presentaciones del webinario han dado importantes componentes sobre como usar la protección social en una forma más sensible y preventiva para maniobrar el impacto de choques asi en el futuro.   

El webinario finalizó con una rica sesión de pregunta y respuestas, que pueden ser acesibles aquí. Puedes también participar de la discusión de preguntas y respuestas aquí.

 

Referencias

Gentilini, Ugo; Orton, Ian; Almenfi, Mohammed (2020). Social Protection and Jobs Responses to COVID-19: A Real-Time Review of Country Measures. Access here.

ILO (2020). ILO  Monitor: COVID-19 and the world of work. Second edition. Updated estimates and analysis. Access here.

 

This blog post is part of the Social protection responses to COVID-19 webinar series. The series is a joint effort initiated by the IPC-IGGIZ on behalf of the German Federal Ministry of Economic Development and Cooperation (BMZ), and the Australia Government's Department of Foreign Affairs and Trade (DFAT) collaboration with the socialprotection.org platform, and in cooperation with partners from different organisations. Join our online community ''Social protection responses to COVID-10 [Task force]" to learn more about the initiative and future webinars.

Este artículo hace parte de la Social protection responses to COVID-19 webinar series. La serie es una iniciativa de IPC-IGGIZ en beneficio del Ministerio Federal Aleman de Economia y Desarrollo y Cooperación (BMZ) y el Departamento de Asuntos Extranjeros y Comércio del Gobierno de Australia (DFAT)en colaboración con la plataforma socialprotection.org, y en cooperación con parceros de distintas organizaciones. Entra en nuestra comunidad ''Social protection responses to COVID-10 [Task force]” para saber más de la iniciativa y webinarios futuros.     

 

Traducido del inglés por Giovanni Ruggeri

Etiquetas:

Programas de Protección Social: 
  • Social assistance
  • Labour market programs/Public work/Productive inclusion
Temas relacionados con Protección Social: 
  • Benefits payment/delivery
  • Programme design and implementation
Áreas transversales: 
  • Disasters and crisis
Países: 
  • Global
Regiones: 
  • Global
The views presented here are the author's and not socialprotection.org's