Trabajadoras domésticas y protección social en Argentina: avances y desafíos pendientes

En la última década, Argentina ha implementado una serie de políticas tendientes a mejorar las condiciones laborales de las trabajadoras domésticas e incluirlas en el marco de la protección social. A la reparación histórica que implica la sanción de la nueva ley del sector (Ley 26.844 “Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares”), se le han sumado campañas de información e incentivos fiscales que buscaron promover el registro. Si bien se han observado avances significativos en la materia, todavía persiste una mayoría de trabajadoras no registradas. El estudio indaga sobre las razones que subyacen a este fenómeno basándose en un abordaje cualitativo que incluyó entrevistas con empleadas, empleadoras e informantes clave. Los resultados evidencian las dificultades que experimentan las trabajadoras –particularmente las no registradas– para hacer valer sus derechos. No obstante, y de manera promisoria, también se destaca que las políticas implementadas en los últimos años han logrado instalar el tema del registro en el discurso de empleadas y empleadoras. El análisis de los argumentos y de las prácticas que se desarrollan en torno al tema de la formalización laboral –así como de los obstáculos, los temores y las expectativas que esta genera– busca proveer de elementos para nutrir la continuidad de las intervenciones públicas en la materia.