Protección social y migración: Una mirada desde las vulnerabilidades a lo largo del ciclo de la migración y de la vida de las personas

En el presente documento se analizan algunos de los desafíos centrales de la migración internacional en América Latina y el Caribe para las políticas públicas, en especial para alcanzar sistemas de protección social universales, es decir, que abarquen a todos y cada uno de los grupos de población de cada país, en el marco de sociedades cada vez más complejas, heterogéneas y demandantes. Para ello, propone una mirada centrada en los riesgos, vulnerabilidades y necesidades más apremiantes de las personas migrantes en las distintas etapas del ciclo de la migración, a saber, en el país de origen, durante el tránsito hacia el lugar de destino, en el país de acogida y, eventualmente, durante el retorno (voluntario o forzoso) al país de origen. En cada etapa se procura identificar también las necesidades, riesgos y vulnerabilidades específicas de las personas migrantes según su edad y etapa del ciclo de vida en que se encuentran, junto con aquellas relativas a diferencias de género y condición migratoria, esto último en el entendido de que la migración irregular es un factor de riesgo adicional. También se intenta mostrar cómo la condición migratoria constituye un factor que interactúa con otros ejes estructurantes de la matriz de la desigualdad social en la región, en el sentido de que las dificultades de las personas migrantes suelen verse potenciadas negativamente cuando se suman discriminaciones, abusos y falta de oportunidades por razones de género, edad, estatus socio-económico, condición étnico-racial o condicionantes asociadas al territorio, tanto de origen como de destino. La identificación de necesidades, riesgos y vulnerabilidades ofrece así un mapa para que los sistemas de protección social de cada país asignen prioridades de política de acuerdo con la especificidad de las problemáticas relacionadas con su perfil migratorio, ya sean países principalmente receptores, expulsores, de tránsito o de retorno de personas migrantes, a veces siendo escenario de varias e incluso todas las anteriores. También contribuye a orientar eventuales cambios a la institucionalidad social en materia migratoria, sobre todo en concordancia con los principales compromisos, acuerdos e instrumentos que los países han suscrito a nivel internacional, incluyendo la propia Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Tras algunas consideraciones conceptuales sobre la migración y la protección social, en una segunda parte se abordan los riegos, vulnerabilidades y necesidades de las personas migrantes en las distintas etapas del ciclo migratorio. Una tercera parte ofrece un panorama somero de la institucionalidad social en materia migratoria en América Latina y el Caribe identificando espacios para una mayor coordinación intersectorial e interinstitucional. Una cuarta sección concluye con algunas prioridades y orientaciones estratégicas para las políticas de protección social, seguida por algunas consideraciones finales.