Protección social y COVID-19: la respuesta del Estado salvadoreño a la emergencia

El 11 de marzo de 2020, la enfermedad COVID-19 fue declarada pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta decisión fue motivada por el acelerado crecimiento en el número de casos y la rápida expansión del virus en diferentes países (BBC News, 2020). Alrededor del mundo se han adoptado diferentes medidas para controlar los niveles de contagio. En El Salvador se ha restringido la movilidad de la población (Sibrián y Cruz, 2020). La disminución de personas en espacios públicos, que representan consumidores potenciales, y el cierre de empresas ha tenido efectos negativos en la economía de los hogares, especialmente de aquellos ocupados en el sector informal (Castillo, 2020; Alvarenga, 2020; BBC, 2020; DW, 2020). En esta Serie de Investigación se estudia la respuesta gubernamental en materia de protección social durante la crisis del coronavirus. Entre marzo y mayo de 2020, el Gobierno de El Salvador ha ejecutado diferentes acciones para garantizar recursos mínimos de vida a la población durante la crisis; sin embargo, durante su proceso de implementación, se han presentado algunas difcultades que dejan en evidencia oportunidades de mejora. Por tal motivo, es necesario analizar dichas acciones para poder brindar recomendaciones que procuren su optimización. Estudiar este tema es particularmente relevante para este país, si se considera que la mayoría de las personas trabajan en el sector informal y que un tercio de los salvadoreños ya era pobre antes de la pandemia (FUSADES, 2019).