Este blog resume las conclusiones, puntos de vista y recomendaciones compartidas por nuestro panel de expertos en el webinario "inclusión de personas con discapacidad en la protección social para la recuperación de COVID-19 y más allá", que se celebró el 1 de septiembre de 2020 y fue coorganizado por el Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio del Gobierno de Australia (DFAT), la Alianza de las Naciones Unidas sobre los Derechos de Personas con Discapacidad (UNPRPD),el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los presentadores fueron Alex Cote, del programa de Protección Social inclusiva de la UNPRPD-OIT-UNICEF; Meenakshi Balasubramanian, del centro para la Política Inclusiva; Fatma Wangare, de Inclusion Africa; Karishma Huda, del programa Makhota Indonesia; Y Joaozito dos Santos, de Ra'es Hadomi Timor Oan. La discusión fue moderada por Felicity O'Brien, de la sección de Protección Social del DFAT.

Puede ver las diapositivas de la presentación y la grabación aquí.

COVID-19 ha puesto de relieve las brechas de desigualdad y las estructuras de desapoderamiento en todas las sociedades, llamando la atención a la realidad de que las personas con discapacidad, en particular, han estado viviendo en la intersección de la pobreza y la exclusión durante demasiado tiempo. Se estima que menos del 30% de las personas con una discapacidad grave en todo el mundo tienen alguna cobertura de protección social. En este webinario, los presentadores discutieron las brechas, barreras y oportunidades para la inclusión de las personas con discapacidad en los sistemas de protección social y servicios complementarios, para asegurar su participación plena, digna y efectiva a nivel mundial.

Alex Cote nos proporcionó una visión global sobre las personas con discapacidad y las desigualdades pre-COVID-19. En comparación con la comunidad general, las personas con una discapacidad enfrentan costos adicionales significativos relacionados con gastos específicos por discapacidad, tales como dispositivos de asistencia y mayores costos de transporte. Además, también hay costos indirectos debido al estigma social y las barreras para acceder a las oportunidades de educación y empleo, así como a la atención básica de la salud.

Ahora, con enormes interrupciones en los medios de subsistencia y los sistemas y redes de apoyo a los cuidadores debido al COVID-19, estas desigualdades son cada vez más pronunciadas. Aprendiendo de la crisis del COVID-19 hasta ahora, hemos visto deficiencias significantes en la capacidad de los países para brindar apoyo a las personas con discapacidad a través de esta crisis económica y social. Es esencial que los sistemas de protección social incluyan a las personas con discapacidad, abordando los principales desafíos a los que se enfrentan los gobiernos, especialmente en los países que no tienen registros actualizados ni la capacidad para garantizar la prestación de servicios esenciales y accesibles. Puede haber consecuencias catastróficas cuando las personas con una discapacidad y otros ciudadanos vulnerables se quedan atrás y no cuentan con el apoyo de las redes de seguridad social.

However, a report from the National Centre for Promotion of employment for Disabled People (NCPEDP) shows that too little was done only for too few people – there was no coverage to children with disabilities, and only 7.6% of working age persons with disabilities were covered by the Gandhi Disability Pension (NSAP) used to provide COVID-19 relief. Please see more details below:

Meenakshi Balasubramanian, del Centro para la Política Inclusiva, presentó un análisis inicial sobre la respuesta de la India al COVID-19 y su impacto en las personas con discapacidad. Debido a las restricciones de bloqueo, el 57% de los encuestados expresaron tener problemas financieros, el 42,1% informó no tener información y comunicación accesible sobre temas relacionados con COVID-19, y el 42,1% no tenía acceso a servicios de apoyo. En respuesta a estos desafíos, el gobierno de la India implementó una pensión única de INR 1000 pagada en 3 meses a través del Programa Nacional de Asistencia Social (NSAP – Pensión de discapacidad de Indira Gandhi), especialmente para personas con discapacidad, y directrices para garantizar la accesibilidad de los servicios. Sin embargo, un informe del Centro Nacional de Promoción del Empleo para Personas con Discapacidad (NCPEDP) muestra que se hizo muy poco solo para muy pocas personas: no hubo cobertura para los niños con discapacidades, y solo el 7,6% de las personas con discapacidades en edad de trabajar estaban cubiertas por la Pensión de Discapacidad de Gandhi (NSAP) que se utiliza para proporcionar el alivio de COVID-19. Por favor, vea más detalles a continuación:

Fatma Wangare, de Inclusión África, nos presentó el contexto africano, en el que menos del 7% de las personas con discapacidad significativa acceden a los beneficios de protección social relacionados con la discapacidad. Durante el período de la pandemia del COVID-19, ha habido buenas prácticas en toda la región, tales como:

  • Mauricio: entrega de alimentos a domicilio;
  • Sudáfrica: aumento del subsidio por discapacidad;
  • Kenia: plan adicional de discapacidad temporal;
  • Sierra Leona: distribución de arroz y pago único en efectivo.

En cuanto al contexto de Kenia, un programa importante fue el Inua Jamii, que proporciona un sistema de protección social a través de transferencias de efectivo regulares y predecibles. Con respecto al tema de la discapacidad, el programa identifica y se dirige a los hogares con personas con discapacidad grave, pero los criterios de elegibilidad restringidos significan que solo el 5% de las personas con discapacidad grave reciben el beneficio. El Consejo Nacional para las Personas con Discapacidad ha reservado 200 millones de Kshs para proteger a 33.333 personas con discapacidad contra el efecto de la pandemia, pero esta vez la selección se hizo a nivel comunitario con la participación de un enfoque de múltiples agencias, aunque los criterios de elegibilidad permanecieron los mismos.

En Timor oriental, Joaozito dos Santos presentó la situación del país antes de la pandemia del COVID-19, en la que dos tercios de su población vivían con menos de US$2 al día y alrededor de 38 mil personas con discapacidad. Durante la pandemia, las intervenciones del gobierno no tuvieron en cuenta las necesidades de inclusión de las personas con discapacidad, manteniendo inaccesibles la información y las instalaciones de lavado de manos. Solo algunas ONG internacionales y organizaciones de personas con discapacidad (OPD) brindaron apoyo humanitario durante la pandemia del COVID-19, como la entrega de alimentos, carteles, líquidos para lavarse las manos, mascarillas y otras necesidades básicas. Además, el esquema implementado por el Ministerio de Solidaridad Social e Inclusión, el Subsidio de COVID-19 para la Familia y el Hogar presentó algunas barreras serias para las personas con discapacidad, tales como la falta de información accesible del líder comunitario, la falta de documentos requeridos y el proceso largo/burocrático, la mayoría de las personas con discapacidad no viven en un hogar establecido y no tienen acceso a tarjeta de hogar/familia (Fixa de Familia), entre otros, lo que resultó en no tener acceso al beneficio.

Mirando al contexto de Indonesia, Karishma Huda, del programa Makhota Indonesia, compartió cómo COVID-19 impactó a su población con discapacidad con los hallazgos de una investigación de su equipo. Alrededor del 60% de los encuestados se dedican al trabajo informal, tienen ingresos impredecibles y son muy susceptibles a sufrir un impacto de ingresos durante una crisis. La información más sorprendente fue que hasta el 69% de los encuestados pueden haberse empobrecido o haberse caído más en la pobreza después del COVID-19. Por favor vea más detalles a continuación:

 

Entre las medidas de respuesta del gobierno a junio de 2020, había asistencia alimentaria, transferencia de efectivo condicional, subsidio de electricidad, efectivo y formación profesional, transferencias de efectivo de fondos comunales, estímulo de efectivo para las micro empresas y medianas empresas (MIPYMES) y programas de transferencia de arroz. Para julio de 2020, la mayoría de las personas con discapacidad entrevistadas recibieron algún tipo de protección social durante la pandemia debido a la combinación de asistencia a nivel nacional, local y de aldea. Las transferencias de efectivo se consideran la forma de asistencia más importante para ellos, ya que les ayuda a abordar necesidades específicas relacionadas con sus discapacidades.

Después de las presentaciones, los panelistas discutieron recomendaciones claves para una protección social más inclusiva y solidaria para las personas con discapacidad. Algunas de ellas son:

  • Desarrollo de un registro nacional de discapacidad que incluya una evaluación de las necesidades de apoyo accesible para todos;
  • Inversión y desarrollo de servicios comunitarios de apoyo;
  • Orientación y criterios para centrarse en el apoyo y la participación de las personas con discapacidad;
  • Ampliar la pensión a todas las personas con discapacidad;
  • Accesibilidad de la información;
  • El diseño, implementación y seguimiento de programas de protección social para beneficiarse de una mayor participación de las personas con discapacidad.

El webinario terminó con una sesión de preguntas y respuestas animada y atractiva, accesible aquí.

Este post resume la trigésima sesión de la serie de seminarios web "Respuestas de protección social al COVID-19".La serie fue un esfuerzo conjunto iniciado por el IPC-IG, GIZ en nombre del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ) y la colaboración del Departamento de asuntos Exteriores y Comercio (DFAT) del Gobierno de Australia con la plataforma socialprotection.org, y en cooperación con socios de diferentes organizaciones. Únase a la comunidad en línea "Respuestas de protección social al COVID-19 [grupo de trabajo]" para obtener más sobre la iniciativa.

Traducido del inglés por Jingqiao Huang

Social Protection Programmes: 
  • Social assistance
Social Protection Approaches: 
  • Social protection systems
Cross-Cutting Areas: 
  • Disability
  • Disaster risk management / reduction
  • Health
  • Poverty reduction
Countries: 
  • Kenya
  • Mauritius
  • Sierra Leone
  • South Africa
  • India
Regions: 
  • South Asia
  • Sub-Saharan Africa
The views presented here are the author's and not socialprotection.org's