El webinario sobre la Cobertura Universal de Salud (CSU) y la Crisis del Coronavirus – Desafíos y Respuestas: mantener los servicios de salud esenciales para mujeres embarazadas y niños mientras se responde al COVID-19 celebrado el 2 de julio de 2020 fue el 19º de la serie de webinario sobre Respuestas de protección social al COVID-19. Fue coorganizado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Centro Internacional de Intercambio y Cooperación Sanitaria (IHECC) de la Comisión Nacional de Salud (NHC), y en cooperación con la plataforma socialprotection.org.

El webinario intentó compartir los sistemas de salud de China que ofrecían servicios de salud esenciales para las mujeres embarazadas y los niños en el apogeo de la pandemia COVID-19, así como los desafíos y respuestas relevantes. También brindó la oportunidad de explorar una mayor cooperación en la respuesta al COVID-19 entre China y otros países en el marco del plan estratégico general de cooperación Sur-Sur de China.

La primera sesión del webinario fue presidida por la Sra. Wang Jian, Directora General Adjunta del IHECC, y la segunda sesión fue presidida por el Dr. Douglas Noble, Representante Adjunto de UNICEF en China. El panel presentaba presentaciones de:

  • Dra. Wang Ai-Ling, Directora del Departamento de Salud Materna del Centro Nacional para la Salud de Mujeres y Niños, Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de China;
  • Dr. Xia Huimin, Director General del Centro de Atención de Salud Materna e Infantil de Guangzhou;
  • Dr. Cui Ying, Director del Centro de Comunicación de Salud, Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China;
  • Sra. Qiao Jie, Decana del Tercer Hospital de la Universidad de Pekín.

La grabación del webinario está disponible aquí y las presentaciones se pueden encontrar aquí.

 

Al comienzo del webinario, la presentadora Sra. Wang Jian enfatizó el impacto que la pandemia del COVID-19 ha tenido en la humanidad y el sufrimiento que ha causado a pesar de la implementación de medidas preventivas y de control en todo el mundo. La Sra. Wang reiteró que IHECC se ha comprometido a promover la Cobertura Universal de Salud (CSU) tanto a nivel nacional como mundial desde su creación en 1982. También afirmó que, como un socio estratégico de UNICEF de China, IHECC ha seguido de cerca la situación de la salud materna e infantil (MCH), especialmente cuando los sistemas de salud se vieron desbordados por el brote del COVID-19 en China.

La Sra. Wang habló sobre los desafíos de mantener la prestación de servicios dentro del sistema dentro del sistema de salud materna e infantil durante la pandemia a través de la planificación estratégica, la optimización táctica, la movilización de recursos y la coordinación de acciones. Dado que el primer brote del COVID-19 fue en China, compartió que hay beneficios de explorar cómo China logró mantener los servicios de salud esenciales para mujeres y niños mientras tomaba medidas preventivas para enfrentar la pandemia y controlar la propagación del virus.

Además, la Sra. Wang describió cómo las autoridades sanitarias de China introdujeron una serie de políticas nacionales y directrices técnicas sobre evaluación de riesgos, desarrollo de estrategias, prestación de servicios innovadores y educación sanitaria integral para garantizar el acceso a los servicios básicos de salud durante la pandemia, incluida la atención prenatal, el parto seguro, la atención de la salud neonatal e infantil, la nutrición y el apoyo a la salud mental. Al mismo tiempo, se priorizó el control de las infecciones nosocomiales para proteger a los trabajadores de la salud y a los pacientes de la infección, y se establecieron directrices sobre la asistencia en el parto seguro de los servicios de salud materna e infantil para la prevención y el control de la pandemia del COVID-19.

Finalmente, la Sra. Wang enfatizó que el webinario fue una gran oportunidad para compartir los desafíos y las lecciones aprendidas de la respuesta de China al COVID-19. También estaba ansiosa por aprender prácticas valiosas de colegas de otras organizaciones y representantes de otros países. Por último, destacó la importancia de la colaboración y la cooperación para enfrentar los desafíos persistentes de la pandemia del COVID-19.

 

Cómo el sistema MCH de China brindó servicios durante la pandemia de COVID-19

La Dra. Wang Ai-Ling compartió cómo el sistema de salud materna e infantil de China ha proporcionado servicios durante la pandemia del COVID-19. En la primera parte de la presentación, la Dra. Wang brindó un resumen y un análisis de la situación general de MCH durante el brote de COVID-19 desde la perspectiva de un proveedor de salud. En este contexto, el brote ejerció una mayor presión sobre los hospitales de MCH, con más requisitos de prevención y control y ajustes en los procedimientos de diagnóstico y tratamiento. Debido a los requisitos de prevención y control, la necesidad de equipo de protección personal (EPP) para los pacientes y el personal aumentó considerablemente, y algunos hospitales tenían un suministro inadecuado de máscaras y ropa de protección a principios de febrero. Afortunadamente, la situación ha mejorado y la oferta de EPI ha aumentado.

La Dra. Wang enfatizó la necesidad crítica de brindar servicios de salud materna e infantil sin demora, incluso en el caso de un brote. Por lo tanto, era necesario preparar los hospitales, incluida la formación del personal médico y la transformación de las instalaciones médicas. A principios de febrero, el Departamento de Salud de Mujeres y Niños del NHC publicó políticas nacionales y directrices técnicas sobre la prevención y el tratamiento de COVID-19. En particular, se recomendó que los servicios se brinden a través de diferentes canales y plataformas. En respuesta a las necesidades físicas y psicológicas de las mujeres embarazadas durante el brote de COVID-19, se requirió que los establecimientos de salud proporcionaran apoyo adicional a la atención prenatal y a la salud mental, los cuales se llevaron a cabo a través de diversos canales, como la consulta en línea a través de WeChat y otras aplicaciones de redes sociales, servicios de línea directa y contenido multimedia en línea. Simultáneamente, se prestaron servicios focalizados a mujeres embarazadas y recién nacidos durante las diferentes etapas de la detección, evaluación y tratamiento integral de las mujeres embarazadas (ver la diapositiva a continuación).

La Dra. Wang explicó que se aconsejó a las mujeres embarazadas de bajo riesgo que ajustaran su horario de visitas de atención prenatal y consultaran a sus médicos sobre cómo protegerse y realizar el monitoreo de salud en el hogar. En el caso de las mujeres embarazadas con complicaciones, se proporcionaron sugerencias sobre cómo llevar a cabo las visitas de atención prenatal según lo programado y en qué situaciones deberían acudirse al hospital. Con el fin de garantizar la detección y el tratamiento oportunos de las mujeres embarazadas infectadas por COVID-19, se estableció un sistema de prestación de servicios para la detección, el diagnóstico y el tratamiento de las mujeres embarazadas confirmados con COVID-19 dentro del sistema de salud materna e infantil existente.

Para las mujeres embarazadas y los bebés confirmados con COVID-19, la Dra. Wang indicó que todos los casos siguieron el protocolo de manejo nacional recientemente desarrollado sobre tratamiento y seguimiento. También se establecieron grupos de expertos compuestos por obstetras, pediatras y médicos especializados en enfermedades respiratorias, infecciosas, cuidados intensivos y otros campos relevantes en todo el país. Estos expertos participaron en el manejo de embarazos casi perdidos con infección por COVID-19. Además, los recién nacidos de madres confirmadas con COVID-19 debían someterse a aislamiento con instrucciones especializadas para el cuidado del recién nacido, y los recién nacidos con afecciones graves se remitían a hospitales designados para recibir tratamiento adicional.

La Dra. Wang concluyó su presentación enfatizando tres puntos clave sobre cómo el sistema de salud materna e infantil de China proporcionó servicios durante la pandemia COVID-19:

  1. Desarrollo y distribución oportuna de las políticas y directrices técnicas nacionales sobre prevención y gestión del COVID-19 para mujeres embarazadas y niños;
  2. Optimización del funcionamiento del sistema de servicio de salud materna e infantil para adaptarse a la situación cambiante durante el brote; Y
  3. Fortalecimiento de la prestación de servicios de salud materna e infantil a través de diferentes canales y plataformas. 

Experiencias en la prestación de servicios de MCH durante la pandemia COVID-19

El Dr. Xia Huimin compartió las experiencias del Centro Médico de Mujeres y Niños de Guangzhou (GWCMC) en la prestación de servicios de salud materna e infantil durante la pandemia del COVID-19. GWCMC es uno de los hospitales de MCH más grandes de la región de Guangzhou, y fue designado como centro de tratamiento pediátrico para COVID-19. Entre el 19 de enero y el 16 de junio de 2020, GWCMC manejó 24 casos pediátricos confirmados de COVID-19. Mediante el análisis de estos casos, se detectaron varias características epidemiológicas y clínicas de pacientes pediátricos confirmados con COVID-19:

  1. La excreción viral del tracto gastrointestinal duró más que el tracto respiratorio;
  2. La tomografía computarizada presenta signos más definidos de neumonía en comparación con la radiografía de tórax, especialmente en casos asintomáticos o leves; Y
  3. La mayoría de los pacientes de grupos familiares presentaron síntomas leves, y algunos fueron asintomáticos.

A partir de estos hallazgos científicos, el equipo médico de GWCMC desarrolló la estrategia integral, la vía clínica y el protocolo de tratamiento (ver diapositiva a continuación) para proporcionar el mejor tratamiento posible para todos los niños.

El Dr. Xia mencionó que, además de educar a los visitantes sobre la importancia del distanciamiento social y el lavado de manos, el hospital organizó sistemáticamente sesiones de capacitación para garantizar que el personal del hospital siguiera los protocolos. Además, el hospital aseguró el suministro de EPP como parte de su estrategia de prevención y control de infecciones para proteger al personal del hospital. El Dr. Xia también demostró el impacto de COVID-19 en el volumen de servicios médicos prestados en los departamentos ambulatorios y hospitalarios de GWCMC, que se redujo al 29,12 por ciento entre enero y mayo de 2020, en comparación con el 50,95 por ciento del mismo período de 2019, con un impacto particular en los servicios pediátricos. 

 

Durante su presentación, el Dr. Xia discutió el impacto del COVID-19 en los servicios de inmunización, un tema de gran preocupación. En comparación con el mismo período de 2019, se ha producido una reducción de 38,97 en las vacunas proporcionadas por GWCMC, especialmente durante febrero y marzo de 2020. En otras palabras, muchos niños no recibieron sus vacunas de rutina de manera oportuna durante el brote de COVID-19. Como se trata de un problema crítico, GWCMC puso en marcha una estrategia para reabrir instalaciones y servicios durante abril y mayo de 2020 para permitir que los niños reciban las dosis tardías.

El Dr. Xia declaró que otro tema crítico era la identificación, la detección y la clasificación eficientes de las mujeres embarazadas de alto riesgo. Se estableció la estrategia prioritaria de hospital-comunidad, con una red de tres niveles para facilitar el cribado de mujeres embarazadas a través de hospitales obstétricos, centros de salud comunitarios y hospitales municipales. También proporcionó orientación sobre el manejo del embarazo de alto riesgo (ver la diapositiva a continuación).

Para aumentar la disponibilidad de servicios y responder a las preguntas sobre COVID-19 entre sus pacientes, el GWCMC lanzó una plataforma en línea con un panel designado de especialistas y expertos el 29 de enero de 2020. La plataforma proporcionó servicios maternos y pediátricos en línea, que incluían nutrición y asesoramiento dietético para lactantes, apoyo de salud psicológica para madres y orientación sobre el ejercicio físico para mujeres embarazadas, y control de la glucosa en sangre en el hogar.

En sus comentarios finales, el Dr. Xia destacó seis conclusiones del GWCMC sobre lo que facilitó la prestación de servicios de MCH durante el brote COVID-19:

  1. Apoyo y movilización del gobierno central para el tratamiento de COVID-19;
  2. Fortalecimiento continuo de la capacidad hospitalaria para la prevención y el control de COVID-19;
  3. Formación sanitaria específica para las demandas de la pandemia y las tareas relacionadas;
  4. Mejora de la prestación de servicios de salud materna e infantil mediante el seguimiento, la educación sanitaria y la telemedicina;
  5. Un mecanismo de colaboración de banco al lado de la cama para proporcionar un sólido apoyo científico y tecnológico; Y
  6. Esfuerzos sociales coordinados para combatir la pandemia COVID-19.

 

Difusión de información y comunicación de riesgos durante la pandemia COVID-19

El Dr. Cui Ying compartió las experiencias de China en la difusión de información y la comunicación de riesgos durante el brote de COVID-19 desde la perspectiva del Centro de China para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC de China).

En cuanto a la evaluación y el seguimiento de las necesidades, el primer componente de la estrategia de comunicación de riesgos, el Dr. Cui subrayó la importancia de una acción rápida para comprender las necesidades y preocupaciones del público. Como parte de la evaluación y la supervisión de las necesidades, los CDC de China se comunicaron con el público principalmente a través de tres canales (véase la diapositiva a continuación):

  1. La línea directa de salud (#12320) se utilizó para recopilar preguntas del público y para el análisis diario de datos de monitoreo diario. El número de consultas alcanzó su punto máximo el 26 de febrero de 2020.
  2. Las plataformas oficiales de redes sociales de los CDC de China, incluidos Weibo y WeChat, también se utilizaron para recopilar preguntas comunes del público;
  3. El análisis de Big Data se utilizó para evaluar las palabras clave buscadas en línea para comprender las preocupaciones públicas y los temas candentes.

 

Con base en el análisis del Big Data, el Dr. Cui indicó que no había diferencias significativas en los temas candentes entre las áreas de alto, mediano y bajo riesgo en la fase inicial del brote. Además, la demanda de información del público cambió en las diferentes fases del brote de COVID-19. El público preguntó sobre los síntomas clínicos de COVID-19 en la fase inicial, preguntó cómo prevenir y tratar los casos sospechosos de COVID-19 durante la fase media, y planteó preguntas sobre las precauciones en el trabajo durante la fase de reapertura.

El segundo componente es el aspecto orientado a la demanda de la estrategia de comunicación de riesgos. Esto significó interactuar con el público de manera precisa y oportuna para responder a las necesidades públicas, y también difundir activamente información y conocimientos para mejorar las medidas de prevención y control. El CDC de China coordinó los esfuerzos con los expertos mediante el establecimiento de un mecanismo y un equipo de expertos para garantizar que se difundan al público conocimientos precisos. Además, se implementó un enfoque cooperativo de circuito cerrado que comenzaba con la evaluación, y luego pasaba a la generación, la adaptación, la comunicación y el redesarrollo.

La tercera parte crítica de la estrategia de comunicación de riesgos se refiere a la precisión y el trabajo de los CDC de China para comunicar conocimientos complejos e información científica en un modo y lenguaje que sea fácil de entender y digerir por el público. Para garantizar la salud de las mujeres embarazadas y los niños, el CDC de China cooperó con UNICEF y produjo varios videos, carteles e imágenes de ciencia populares para diferentes audiencias. Estos productos también han sido traducidos al inglés, italiano, ruso y otros idiomas, y compartidos con países como Camboya, Indonesia, la República Popular Democrática de Corea, la República Democrática Popular Lao, Malasia y Tailandia.

El cuarto componente de la estrategia de comunicación de riesgos se centró en el fortalecimiento del compromiso con los socios, incluso a través de la cooperación Sur-Sur, en estrecha relación con la Comisión Nacional de Salud y con el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ministerio de Educación y cooperar con grandes plataformas como Baidu, Ali y Tencent, etc.

En el quinto componente de la estrategia, el mecanismo de retroalimentación utilizó tres métodos y canales diferentes:

  • Público - para entender las necesidades y el impacto de la comunicación de riesgos;
  • Expertos - para una interpretación oportuna de las medidas de prevención y control de COVID-19;
  • Medios de comunicación - para difundir información en múltiples plataformas y amplificar la comunicación de riesgos.

El Dr. Cui destacó que, durante los 100 días de enero a abril, se publicaron 248 productos de comunicación de salud pública, con casi 200 millones de visitas sobre Weibo y WeChat. Además, para medir el impacto de la comunicación de riesgos, se lanzaron encuestas en línea en marzo y abril a través de la plataforma oficial WeChat del CDC de China para aprender sobre los cambios en la percepción y el comportamiento del público. Los resultados de las encuestas en línea encontraron que más del 90% de los encuestados llevaban una máscara todo el tiempo cuando estaban al aire libre. El Dr. Cui compartió los resultados de otra encuesta que examinó el cambio en la conciencia y los comportamientos entre los cuidadores de niños. Un total de 1.325 tutores de niños menores de cinco años fueron encuestados, y el 95,8 por ciento respondió que la información científica popular sobre prevención y control de COVID-19 publicada por los CDC era útil. La encuesta también mostró que los encuestados que informaron haber cambiado sus comportamientos, como usar desinfectante para manos o toallitas desinfectantes en el hospital, usar máscaras, lavarse las manos y cambiarse de ropa cuando llegaron a casa, habían aumentado.

En su resumen, el Dr. Cui señaló cuatro elementos clave de cómo los CDC de China aprovecharon la comunicación de riesgo para combatir la pandemia de COVID-19:

  1. Establecimiento de un sistema de monitoreo para medir con precisión las necesidades del público;
  2. Productos multiformato, comunicación multicanal e interacción multiplataforma para maximizar la influencia y el alcance de los mensajes básicos de salud pública;
  3. La comunicación de información de salud pública para mujeres embarazadas y niños mejoró la concienciación del público sobre las medidas de protección y promovió cambios en los comportamientos;
  4. Aprovechando la reputación de los CDC de China, se creó la comunicación de salud y un entorno propicio para la comunicación de salud pública a través de una serie de iniciativas de comunicación de salud durante el brote de COVID-19.

Experiencias de tratamiento de mujeres embarazadas confirmadas con COVID-19

La Sra. Qiao Jie compartió los resultados sobre las experiencias de tratamiento de las mujeres embarazadas confirmadas con COVID-19, al tiempo que reiteró la gravedad de la pandemia en todo el mundo, donde se confirman más de 100.000 nuevos casos cada día. La Sra. Qiao recordó que, en las primeras etapas del brote, a pesar del gran y rápido aumento del número de casos de COVID-19 y de las muertes resultantes, había datos limitados sobre las características clínicas de las mujeres embarazadas con la enfermedad. Por lo tanto, era necesario invertir en investigación y publicar datos sobre las características clínicas de las mujeres embarazadas confirmadas con COVID-19.

Del 8 de diciembre al 20 de marzo de 2020, identificamos a 118 mujeres embarazadas confirmadas con COVID-19 en Wuhan. 84 mujeres (71%) tuvieron pruebas positivas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para la SARSCoV-2 grave, y las 34 restantes (29%) tuvieron hallazgos sugestivos en sus tomografías computarizadas torácicas. Los resultados mostraron que las pacientes embarazadas representaban el 0,24% de los 50.005 pacientes reportados confirmados con COVID-19 en los hospitales de Wuhan durante este tiempo. Afortunadamente, 109 de 118 mujeres (92%) se clasificaron como casos leves, y solo 9 (8%) presentaron síntomas graves (por ejemplo, hipoxemia). Se desarrollaron casos graves de la enfermedad entre 6 de las 9 mujeres después del parto, y las mujeres que recibieron ventilación mecánica no invasiva lo hicieron después del parto.

Sesenta y ocho de los 118 pacientes (58%) dieron a luz durante el período de estudio, lo que representa el 0,56 por ciento de los 12.195 partos en Wuhan durante este tiempo. De estos 68 pacientes, 63 (93%) se sometieron a una cesárea, y el procedimiento se realizó debido a preocupaciones sobre los efectos del COVID-19 en el 61% de los pacientes. Un total de 14 partos (21%) fueron prematuros, de los cuales 7 estaban relacionados con preocupaciones de COVID-19. Ningún bebé tuvo asfixia neonatal. Al 20 de marzo, 109 de 116 mujeres (94%) habían sido dadas de alta, incluidas todas las mujeres con formas graves o críticas de la enfermedad, y no hubo muertes.

Según el estudio, los resultados sugieren que:

  • El riesgo de padecer una forma grave de la enfermedad entre la población embarazada (8%) se compara favorablemente con la población general (15,7%);
  • Los datos actuales no sugieren un mayor riesgo de una forma grave de la enfermedad entre las mujeres embarazadas;
  • La escalada de la enfermedad durante la etapa posparto está relacionada con cambios fisiopatológicos.

Tras el examen de las características clínicas de las mujeres embarazadas, la siguiente pregunta fue la experiencia de manejo y tratamiento de los casos sospechosos y confirmados entre las mujeres embarazadas. La tarea más importante consistió en establecer diferentes categorías de aislamiento y hospitales designados para proporcionar servicios médicos a las mujeres embarazadas no infectadas o sospechosas/infectadas. En este sentido, se recomendó que cada hospital desarrollara un proceso de emergencia para prepararse para el diagnóstico y tratamiento de los casos sospechosos (ver la diapositiva a continuación). 

Simultáneamente, se adoptaron medidas para proteger al personal médico. El personal recibió capacitación y orientación mientras monitoreaba regularmente sus temperaturas y reportaba los síntomas todos los días.

En cuanto al manejo de las mujeres embarazadas infectadas durante el primer/segundo/tercer trimestre, la Sra. Qiao enfatizó los siguientes puntos:

  • El curso clínico de COVID-19 es similar entre mujeres embarazadas y adultos de la misma edad;
  • Las mujeres embarazadas con enfermedades crónicas/complicaciones maternas deben recibir atención especial;
  • Las semanas de gestación y los efectos adversos de los medicamentos en mujeres embarazadas y fetos deben evaluarse seriamente durante el tratamiento;
  • No hay evidencia que apoye la interrupción del embarazo sin indicadores médicos;
  • Se recomienda el parto temprano entre las mujeres embarazadas con COVID-19 grave o crítico, y la mejor opción es una cesárea.

Sobre la cuestión de si existe transmisión vertical de madres a bebés, la Sra. Qiao compartió los resultados de estudios recientes. En un estudio, las pruebas de ácido nucleico de 6 muestras de líquido amniótico neonatal, sangre de cordón umbilical, leche materna y frotis de garganta fueron todas negativas. En otro estudio, las pruebas de faringe neonatal de pacientes con COVID-19 fueron todas negativas. Sin embargo, dos estudios informaron que se detectaron anticuerpos IgM e IgG del nuevo coronavirus en recién nacidos. Dado que los anticuerpos IgM no se pueden transmitir de la madre al feto a través de la placenta, sugiere que puede haber una transmisión intrauterina. Sin embargo, teniendo en cuenta la precisión y sensibilidad de la detección de IgM, se necesitan más estudios clínicos. Además, en otro estudio, se informó de un caso en el que se obtuvieron hisopos nasofaríngeos del recién nacido el día del nacimiento, el día 2 y el día 7. Los 3 hisopos nasofaríngeos del recién nacido fueron positivos para las dianas del gen SARS-CoV-2 a través de pruebas RT-PCR prueba. El plasma neonatal dio positivo el día 4, y las heces fueron positivas el día 7, lo que indica probable infección congénita por SARS-CoV-2 en un recién nacido de una mujer con infección activa por SARS-CoV-2.

La Sra. Qiao concluyó haciendo hincapié en las 4E (identificación temprana; notificación temprana; aislamiento temprano; y tratamiento temprano) y 4P (protección de las mujeres embarazadas; protección de los miembros de la familia; protección de los trabajadores de la salud; y protección de los hospitales) como críticas para abordar la pandemia de COVID-19.

 

Oportunidades para la cooperación Sur-Sur y la cooperación multilateral

En las observaciones finales del Dr. Douglas Noble, destacó la utilidad de escuchar las experiencias de los expertos, particularmente en lo que respecta a los pacientes pediátricos, las mujeres embarazadas, el diseño de servicios de salud y la comunicación para el desarrollo. Pero también, cómo las contribuciones sirvieron como recordatorio de la importancia de mantener los servicios de salud rutinarios a pesar de la pandemia de COVID-19. Por ejemplo, las cifras han demostrado que las tasas de inmunización de rutina han disminuido. Por lo tanto, existe la necesidad de una comunicación sólida para el desarrollo y la comunicación de riesgos para abordar los temores asociados con la asistencia a las clínicas.

Además, el Dr. Douglas Noble enfatizó el papel de los líderes de los servicios de salud en el diseño de servicios de salud que inspiran confianza en el público, para que se sientan seguros de acudir a la atención prenatal y posnatal u otros servicios de salud. UNICEF y la OMS recomiendan que se aliente a las madres con COVID-19 sospechosas o confirmadas a iniciar y continuar amamantando. Esto se recomienda debido a los hallazgos que concluyen que los beneficios de la lactancia materna superan los riesgos potenciales de transmisión. Dicho esto, por supuesto, se deben tomar precauciones al amamantar en tales circunstancias. El Dr. Douglas Noble también mencionó cómo COVID-19 había afectado a otros sectores públicos de todo el mundo. Hemos visto el cierre de escuelas a pesar de la evidencia limitada de que se producen transmisiones localizadas entre los niños en las escuelas.

En última instancia, el Dr. Douglas Noble destacó la importancia de aprovechar las oportunidades en la Cooperación Sur-Sur a medida que personas de todo el mundo se enfrentan desafíos. UNICEF y las organizaciones asociadas están dispuestas para seguir trabajando en asociación con países de todo el mundo para compartir experiencias y ayudar a los países a responder al COVID-19.

En sus comentarios finales, la Sra. Wang Jian reiteró que la pandemia todavía está pasando factura en todo el mundo y que, si bien China tiene la pandemia bajo control, lo fue después de esfuerzos extremadamente minuciosos y a un precio enorme. Dado el riesgo inminente de otro brote, los proveedores de servicios de salud materna e infantil aún tienen un camino largo y difícil por recorrer. En este contexto, la Sra. Wang enfatizó que debemos asumir juntos la responsabilidad mediante una cooperación multilateral más estrecha. El gobierno chino ha dado prioridad a las contribuciones a la gobernanza mundial de la salud materna e infantil, y hará todo lo posible para construir un futuro compartido para la humanidad.

La Sra. Wang Jian también aprovechó la oportunidad para anunciar que la plataforma de colaboración Belt and Road MCH, establecida por el Centro Internacional de Intercambio y Cooperación en Salud y UNICEF China, se pondrá en marcha a principios de agosto. Es una plataforma orientada a la demanda que integra los mejores recursos de China y el extranjero, y un catálogo de servicios en línea y fuera de línea, con el objetivo de construir una plataforma de comunicación a largo plazo para que los socios aborden desafíos, compartan experiencias y aprendan unos de otros. La Sra. Wang también compartió que el centro de capacitación de cooperación en salud para los países de la Iniciativa de la Franja y la Ruta se lanzará en agosto y estará disponible en www.brhth.com.

 

El webinario concluyó con una interesante sesión de preguntas y respuestas, accesible aquí.

 

Este fue el decimonoveno webinario de la serie de webinarios "Respuestas de protección social al COVID-19". La serie es un esfuerzo conjunto iniciado por la IPC-IG, GIZ en nombre del Ministerio Federal Alemán de Cooperación y Desarrollo Económicos (BMZ), y el Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio del Gobierno de Australia (DFAT) en colaboración con la plataforma socialprotection.org, y en cooperación con socios de diferentes organizaciones. Únase a nuestra comunidad en línea ''Respuestas de protección social al COVID-19 [Task force]'' para obtener más información sobre la iniciativa y los futuros webinarios.

 

Traducido del inglés por Jingqiao Huang

Social Protection Programmes: 
  • Social assistance
    • Social support services
  • Social insurance
    • Health insurance
Social Protection Topics: 
  • Benefits payment/delivery
  • Social protection systems
Cross-Cutting Areas: 
  • Health
    • Child health
    • Maternal health
  • Risk and vulnerability
Countries: 
  • China
Regions: 
  • East Asia & Pacific
The views presented here are the author's and not socialprotection.org's